<- Anterior
(Fundamentación)

Facultad de Psicología

Primer Informe del Comité de Evaluación y Planeación Institucional

Siguiente ->
(Recomenda- ciones)

Lineas de Acción para el Cambio Curricular
Consideraciones Generales

Caracterización del Currículum Actual

Políticas Generales

Lineamientos Operativos


Consideraciones Generales

Informe del Comité de Evaluación y Planeación
Introducción

Fundamentación del Proyecto Curricular

Fundamentación (continuación)

Recomendaciones que se Desprenden de la Fundamentación

Estructura Curricular

Normas y Lineamientos para la Conformación de las Comisiones

II.- FUNDAMENTACIÓN DEL PROYECTO CURRICULAR

II ASPECTO INSTITUCIONAL

2.1 ESTADO ACTUAL DE LA DOCENCIA Y LA INVESTIGACIÓN.

  1. Personal Académico.
  2. Uno de los elementos más importantes a considerar para ponderar la viabilidad de un plan de estudios; es la cantidad y calidad de los recursos humanos para la docencia y la investigación con los que cuenta la dependencia que habrá de instaurarlo. La Facultad de Psicología cuenta actualmente con un total de 554 académicos. De acuerdo a sus grados académicos están distribuidos de la siguiente manera: 88 poseen el grado de doctor, 100 el de maestría, 314 son licenciados y 52 son pasantes, que se desempeñan como ayudantes de profesor o Técnicos Académicos. De acuerdo a sus nombramientos, la distribución es la siguiente: 2 Profesores Eméritos, 233 Profesores de Carrera (213 de Tiempo Completo, 23 de Medio Tiempo), 249 Profesores de Asignatura (177 de nivel "A" y 72 de nivel "B"), 102. Técnicos Académicos (68 de Tiempo Completo y 34 de Medio Tiempo) y 81 Ayudantes de Profesor, lo que hace un total de 667 plazas.

    El personal académico está adscrito principalmente a las Divisiones contempladas en la estructura académico administrativa actual de la Facultad y, de acuerdo al ámbito en el que tienen su principal o único nombramiento, se agrupan de la siguiente forma: 166 en la División de Estudios de Posgrado; 314 en la División de Estudios Profesionales; 28 en la División de Universidad Abierta (abocada a la licenciatura en esta modalidad) y 46 en Educación Continua y otros programas de extensión y apoyo. En mayo del año en curso 59 profesores de la División de Estudios de Posgrado impartían clases en licenciatura.

    Dados los datos anteriores, puede afirmarse que 401 miembros del personal académico de la Facultad están abocados a la docencia en licenciatura (314 de la División de Estudios Profesionales; 28 de la de Universidad abierta y 59 de la de Posgrado) y que al menos 235 pueden dedicarse a la investigación como parte de sus actividades académicas (los 2 Profesores Eméritos y los 233 Profesores de Carrera).

    La participación de nuestros profesores y técnicos académicos en los diferentes programas de estímulos de la UNAM, es un indicador de la calidad cumplimiento y movilidad laboral de los mismos. Según el informe anual presentado por el Director de la Facultad en junio del año en curso, 194 de nuestros académicos están registrados en el PRIDE, lo que representa el 65% de nuestros profesores y el 97% de nuestros técnicos académicos de tiempo completo; 116 Profesores de Carrera participan en el FOMDOC lo que representa el 50% de los existentes y; 51 Profesores de Asignatura reciben estímulos por el. PEPASIG, lo que corresponde a un 20%.

    En cuanto a los reconocimientos externos, cabe señalar que 32 de nuestros académicos pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores (SNI): 3 son candidatos, 21 han ingresado al primer nivel, 6 están en el segundo y 2 en el tercero. Es importante destacar que de los investigadores en psicología pertenecientes al SNI, el 45% del total y el 100% de los de segundo y tercer nivel forman parte de la plantilla docente de la facultad.

  3. Vinculación con la realidad externa.

El actual plan de estudios de licenciatura, presenta sus rezagos más importantes en la dotación a los alumnos de competencias profesionales acordes a las circunstancias actuales. Ello no significa sin embargo que no se hayan efectuado acciones para vincular a los alumnos con la realidad en la que habrán de ejercer como profesionales de la psicología. Actualmente la facultad ofrece a sus estudiantes 25 Prácticas Profesionales en Instituciones como: Hospital Fray Bernardino Alvarez, Hospital Psiquiátrico "Dr. Samuel Ramírez Moreno, Hospital Infantil "Federico Gómez", IMSS, D.D.F., SGob., S.E.P., SHCP, DIF, Nacional Financiera, G.S. Alsthon T.D. Baltean S.A. de C.V., Programa de Desarrollo del Deporte y Atención a la Juventud y Televisa S.A. de C.V.

El conjunto de programas registrados en la facultad para el Servicio Social de los alumnos es tal, que de los 510 alumnos que realizaron de su servicio social el año pasado 319 lo hicieron en instituciones externas a la UNAM (62.54%).

En el semestre 1999-1, iniciado en agosto del año en curso, comenzó también la operación de un grupo piloto de 100 alumnos de 7º semestre en internados de medio tiempo con practica profesional supervizada en diversos escenarios reales.

  1. Investigación

En la Psicología la investigación juega un papel importante. No es solo una faceta académica de la disciplina sino también una habilidad profesional necesaria. Solo en aquellas instituciones educativas donde la investigación es sólida se pueden formar los profesionistas que demandan las actuales circunstancias,

Actualmente en la facultad se tienen registrados más de 190 proyectos de investigación, Un indicador de la calidad de los proyectos de investigación es el apoyo financiero que reciben por instancias externas a la facultad y aún a la propia UNAM. Contamos actualmente con 42 proyectos de investigación, a cargo de distintos profesores de la facultad, que durante 1997 y el primer trimestre de 1998, recibieron apoyos financieros por un total de $9,788,271.00. Doce proyectos se vieron beneficiados por el apoyo del Consejo Nacional para la Ciencia y la Tecnología (CONACYT), 21 proyectos más consiguieron financiamiento a través del Programa de Apoyo a Proyectos de Investigación e Innovación Tecnológica (PAPIIT) y 9 proyectos recibieron apoyo por parte del Programa de Apoyo a Proyectos de Investigación en Mejoramiento de la Enseñanza (PAPIME). Cabe señalar que el apoyo financiero otorgado por CONACYT representó el 67% del monto total.

Uno de los productos relevantes de la investigación es el articulo, el libro o el capitulo de libro al que da origen. En el último año los profesores de la facultad generaron 162 artículos en revistas arbitradas, 28 libros y 23 capítulos de libros.

  1. Servicios de Apoyo académico y de atención a los estudiantes.

La facultad cuenta con una Biblioteca y un Centro de Documentación, éste segundo contiene información más especializada. La Biblioteca maneja 13,321 títulos de libros con 60,350 volúmenes; 3,935 tesis con 7,764 ejemplares; 240 pruebas psicológicas con 724 volúmenes; 775 videocasetes con 2,770 unidades y 711 colecciones especiales. El Centro de Documentación tiene: 583 publicaciones periódicas con 33,588 volúmenes; 9,875 libros con 17,196 volúmenes; 627 tesis con 1,254 volúmenes; 91 micropelículas; 31 bases de datos con CD con 90 volúmenes; 19 discos con 214 volúmenes; 4 bases de datos en disco duro de CEDOC.

Además de la infraestructura para laboratorios y prácticas de psicología, la facultad cuenta, para sus alumnos de licenciatura, con 3 laboratorios de cómputo con 43 computadoras, 1 impresora Laser, 2 impresoras de punto y 1 scanner de pantalla plana; 2 laboratorios más, con 20 computadoras y 1 impresora en cada uno, para prácticas de estadística y; para los alumnos registrados en el PAEA, con otro laboratorio de cómputo con 9 computadoras y 2 impresoras de punto

Como apoyo adicional a sus alumnos, la facultad ofrece cursos extracurriculares de idioma extranjero y de computo. De junio de 1977 a mayo de 1988 se impartieron cursos de inglés a 471 alumnos, de francés a 119 y de computo a 372 alumnos de licenciatura.

Los alumnos de primer ingreso de la generación 1999, respondieron los cuestionarios que conforman el instrumento diagnóstico para la detección de estudiantes en condiciones de riesgo. Con ello la facultad instaura un nuevo servicio.

En el caso del Sistema Universidad Abierta, nuestra División de SUA inició con esta misma generación, un programa de introducción al sistema en colaboración con la Coordinación de Universidad Abierta y Educación a Distancia (CUAED).

2.2 EVALUACION DEL PLAN DE ESTUDIOS ACTUAL.

El plan de estudios de la Facultad, como el de otras escuelas del país es producto del viejo modelo orientado hacia los contenidos que tienen como unidad la materia o asignatura definida como un campo de estudio. Este enfoque diseña los planes de estudios con escasa consideración de las necesidades y problemas sociales que el egresado puede contribuir a resolver y consecuentemente no precisa las destrezas y capacidades que el estudiante deberá adquirir a lo largo de la carrera. La incomprensión de los objetivos profesionales ha provocado una hipertrofia del curriculum en aspectos pocos relevantes para el ejercicio profesional; exceso de información acerca de teorías y nociones de escasa vigencia, de reseñas y problemas de investigación que sólo interesan al especialista y sobrecarga de información superficial sobre un sinnúmero de técnicas de diagnóstico e intervención. La información que recibe el estudiante a lo largo de la carrera refleja la estructura de los diferentes campos de estudio y por lo tanto, carece de la integración que se requiere para la realización de las diferentes tareas profesionales. La preparación teórica está muy separada de la práctica y solamente hacia el final de los estudios el alumno tiene la oportunidad de practicar algunas de la tareas que realizará como profesional. En términos generales, se puede afirmar que la calidad de los programas de entrenamiento práctico es inferior a la de los programa teóricos y sus deficiencias son mayores cuando se trata de destrezas complejas. El entrenamiento que recibe el estudiante en tareas similares o idénticas a la propias de la profesión es sumamente pobre.

En el plan de estudios vigente no existe alguna propuesta de perfil de egreso que fundamente la elaboración de los programas de estudio. Desde 1971 los programas de estudio han sufrido modificaciones que no resultan esenciales ni responden a un plan global que los dote de coherencia y los haga más funcionales y prácticos para la formación del alumno.

Girón y colaboradores (1989) revisaron 102 programas de asignatura y encontraron fallas en su elaboración, por ejemplo sólo el 29% señalaba requisitos, el 95% planteaba objetivos generales de aprendizaje pero tan sólo el 4% presentaba objetivos específicos, el 25% carecía de bibliografía. Asimismo, en cuanto a las técnicas de enseñanza propuesta los mayores porcentajes se distribuían entre el método tradicional (73%), la exposición por parte de los alumnos (55%) y la técnica de seminarios (51%). El 65% no hacían uso de medios audiovisuales.

Los procedimientos para evaluar al alumno se centraba en el examen escrito (84%), en trabajos que el alumno elaboraba (77%) y en la participación en clase (51%). El trabajo de campo o por equipos y la investigación solo se abordaban en 7%, 5% y 5%, respectivamente. Había poca relación entre el tronco básico y las áreas de los últimos semestres.

Acuña y Castañeda (1996) señalan que de 167 programas analizados (64% de tronco básico y 103 de áreas) el 85 % presenta objetivos de aprendizaje generales y el 69% específicos. El 42% presenta sugerencias de evaluación para tales objetivos. La correspondencia entre objetivos y contenidos existe en un 74% como promedio, siendo el 21% en el área de psicología experimental y del 73% en psicología social.

No hay proporción en cuanto al número de programas por área del tronco básico, siendo estas cantidades: psicología clínica = 17, psicología del trabajo = 28, psicología experimental = 24, psicología educativa =15 y psicología social =19 y 64 del tronco básico.

Benavides y Santoyo (1996), al analizar las críticas hechas por parte de los mismos docentes encuentran de manera recurrente la necesidad de una mejor planeación de tiempos y contenidos, de esclarecer los contenidos principales en relación a una definición de cuáles son los procesos básicos y una actualización de los temas. La necesidad de contar con un enfoque que permita ubicar cada programa dentro del conjunto curricular, definir las habilidades a lograr en el alumno, de relacionar entre sí los elementos de cada programa, de dar mayor peso a la práctica, de relacionar los programas entre sí y con las áreas terminales, etc.

Respecto a las prácticas, existen solamente 11 programas que buscan conjuntar la práctica escolar, la elaboración de tesis y el pago del servicio social con una duración que va desde 2 horas un día a la semana hasta 30 horas a la semana, y desde 6 semanas hasta 3 años.

Estos programas de prácticas dedican casi la mitad del tiempo a repasos teóricos. No existe un perfil de formación y sus objetivos planteados tienen un sentido conceptual más práctico.

Los programas de prácticas representan el 30% del total del curriculum y conforman una especie de plan paralelo y desconectado de los programas teóricos.

Con base en lo anterior se puede concluir que el curriculum carece de directrices y ejes de organización que den vertebración a los programas de estudio y los supediten al logro de un mismo tipo de profesional acorde con las necesidades sociales.

No hay homogeneidad en cuanto a los elementos que deben conformar los diferentes programas de estudio. No hay relación entre teoría y práctica.

A pesar de que no existe un perfil de egreso explícito bajo el cual se haya conformado el plan de estudios vigente, la estructura y el contenido de los diversos programas de estudio determinan ciertas características del egresado.

Acuña y Castañeda (1996) llevaron a cabo el análisis de las declaraciones contenidas en los objetivos de aprendizaje de cada programa de asignatura para hacer explícito el perfil de egreso al que éstos tienden. Los resultados muestran un egresado con las siguientes características en su formación académica:

  1. Predominantemente de tipo conceptual (53%), y en menor medida referida a la capacidad de aplicación de conocimientos para la resolución de problemas profesionales (34.8%). La capacidad para generar investigación es mínima (12.2%).
  2. Recae sobre los contenidos básicos de la psicología

El perfil implícito en los objetivos de aprendizaje de los programas de estudio apenas considera las funciones relativas a la evaluación e intervención, dejando completamente de lado la planeación, prevención e investigación.

Goytia (1996) presenta un estudio de los alumnos que terminan la carrera pertenecientes a la generación 91-95 (N=127 de 174), con los siguientes resultados:

Características socioeconómicas:

  1. Edad entre 22 y 23 años (con un porcentaje de frecuencia respectivo de 40.9% y 30.7%.
  2. Sexo predominantemente femenino (84%).
  3. Estado civil soltero (86%).
  4. Nivel de estudios del padre: primaria (38.6%), secundaria (11%), licenciatura o posgrado (26%).
  5. Nivel de estudios de la madre: primaria (43.3%), secundaria (5.5%), carrera comercial o técnica posterior a la primaria o a la secundaria (12.6% y 18.9% respectivamente), licenciatura o posgrado (7.9%).
  6. Ocupación del padre: empleado de confianza o base (33.9%), no trabaja (14.2%), funcionario, gerente o dueño (22%).
  7. Ocupación de la madre: empleada de confianza o base (22.1%), no trabaja (40.2%).
  8. Sostén económico del alumno: padres (82%), él mismo (9%).

Características académicas:

  1. Bachillerato de procedencia: de la UNAM (71%), particular (17%).
  2. Cursó bachillerato en 3 años: sí (77.8%), no (22.2%).
  3. Número de materias recursadas: ninguna (64.6%), 1 ó 2 (26.8%).
  4. Presentó exámenes extraordinarios: ninguno (45.5%), de 1 a 3 (42.5%).
  5. Promedio general obtenido en la carrera: de 7.6 a 8.0 (0.8%), de 8.1 a 8.5 (27.6%), de 8.6 a 9.0 (30.7%), de 9.1 a 9.5 (29.9%).
  6. Nivel de inteligencia: término medio (35%), superior al término medio (46.5%).

2.3 COMPARACIÓN DEL PLAN DE ESTUDIOS DE LA FACULTAD CON LOS DE OTRAS INSTITUCIONES.

Al comparar el plan de estudios de la Facultad con los de varias universidades del país se encuentra lo siguiente: Primero, en algunas universidades estatales como las de Nuevo León, Sonora y Querétaro donde el plan de estudios se ha diferenciado de acuerdo al campo del ejercicio profesional dando lugar a varias carreras diferentes: psicología educativa, clínica, social, industrial o del trabajo, los ejes teóricos y metodológicos generales desaparecen reduciéndose la preparación a los aspectos técnicos e instrumentales de la especialidad. Segundo, con respecto a las universidades que poseen planes de estudio integrados la Facultad se compara favorablemente en cuanto al número de asignaturas que se ocupan de los métodos en las áreas de clínica, educación y del trabajo; asimismo se encuentra entre las mejores en las asignaturas dedicadas a los contenidos teórico-experimental, cuantitativo-psicométrico y metodología en psicología social, pero entre las peores en la metodología psicológica general.

Si consideramos la infraestructura necesaria para la impartición de los planes de estudio (bibliotecas, laboratorios equipos y recursos docentes), la Facultad de Psicología de la UNAM se sitúa nuevamente entre las mejores. Sin embargo es notable la desigual distribución de los recursos (entre áreas y turnos) y su deficiente aprovechamiento.

2.4 OFERTA-DEMANDA DE INGRESO, MATRÍCULA ESCOLAR Y EFICIENCIA TERMINAL DEL PLAN VIGENTE.

a) Oferta-demanda de ingreso

De acuerdo a información proporcionada por la Secretaría Escolar de la Facultad de Psicología (1998), el número de alumnos de primer ingreso a la carrera, así como el reingreso, considerando el sistema escolarizado y el abierto en las cuatro últimas generaciones es el siguiente:

Licenciatura en Psicología. Número de alumnos de primer ingreso y reingreso.

 

Ciclo escolar

Primer ingreso

Reingreso

Total

1995

887

2588

3475

1996

875

2787

3662

1997

888

2888

3776

1998

899

2912

3811

Se consideró pertinente mencionar algunas de las características más sobresalientes de los alumnos que ingresan a la licenciatura en psicología. En el análisis socioeconómico y académico que presenta Avelarde Barrón en relación a las generaciones 94-1 y 95-1 (cit. en: Hacia el cambio curricular.Diagnóstico del Currículum actual de la Facultad de Psicología, 1997) se encuentra que el perfil de ingreso predominante es el siguiente:

Edad: entre 18 y 21 años (54.2% y 32%).
Sexo: femenino (81.7%).
Estado civil: soltero (88%).
Nivel de estudios del padre: primaria (24.5%), licenciatura o posgrado (28.3%); de la madre: primaria (31.7%).
Sostén económico del alumno: padres (74%), él mismo (16.9%).
Bachillerato de procedencia: UNAM (45.2%), particular (54.6%).
Promedio de calificaciones en el bachillerato: 7.1-7.5 (18.1%), 7.6-8.0 (20%), 8.1-8.5 (20.4%).
Nivel de inteligencia: término medio (35%), superior al término medio (46.5%).

La Comisión de Cambio Curricular de la Facultad de Psicología, reportó que estos datos coinciden, en términos generales, con los recabados en otros estudios y con la estadística que ofrece la Dirección General de Estadística y Sistemas de Información Institucional de la propia UNAM.

Existe otro grupo de estudios acerca de la influencia de variables académicas que poseen los alumnos al ingresar a la Facultad, con el propósito de delimitar su influencia o poder predictivo en el rendimiento a lo largo de la carrera. En este caso, se han considerado variables como las destrezas de estudio, la comprensión de lectura, el manejo de técnicas de investigación o la posesión de determinadas estrategias de aprendizaje (cfr. Urbina y cols. con las generaciones 86 a 89, Quesada con las de los años 94 y 95, o bien Goytia con alumnos recién egresados de la generación 95). Aunque no puede afirmarse que estos estudios sean representativos de la población de la Facultad, es interesante notar que la influencia de dichas variables parece inconsistente, sobre todo en lo relativo a las habilidades de estudio y la comprensión de lectura. Puede ser que ello varíe en relación al método de instrucción y los criterios de evaluación empleados, pero esto no se ha estudiado a profundidad. Por ejemplo, en el primer trabajo citado, se encuentra que "los hábitos de estudio mostraron una tendencia decreciente en su adecuación para cursar la carrera" (p.41). Sin embargo, una tendencia educativa reciente y compartida a nivel internacional, aboga porque las estrategias de estudio, las habilidades de comprensión y comunicación o la enseñanza de habilidades del pensamiento relacionadas con la profesión, se incorporen y desarrollen en el propio currículo (en lo que se denomina el ámbito metacurricular), cuestión que no cubre el currículo vigente.

b) Matrícula escolar

Respecto a la matrícula de la carrera de psicología, es importante vislumbrar los datos en el contexto nacional, en el de la comunidad de la UNAM y en el seno de la Facultad de Psicología. Algunos datos relevantes respecto al comportamiento de la matrícula son los siguientes (extractados de los diversos estudios integrados en el documento: Hacia el cambio curricular.Diagnóstico del Currículum actual de la Facultad de Psicología, 1997, y en particular del análisis de Guerrero y cols., vol. II):

A nivel nacional, y como resultado de las políticas de regulación del ingreso a la educación superior, observamos que así como en la década de los setenta se observó un incremento del 500% en la carrera de psicología, descendiendo abruptamente en los ochenta al 15%, en la presente década el ritmo de crecimiento es muy leve, apenas del 7.9%, reportándose 26,411 alumnos en 1990 contra 28,516 en 1994.

Respecto a la carrera de psicología en la UNAM, conjuntando las tres escuelas donde se imparte (Facultad de Psicología, ENEP Iztacala y FES Zaragoza), los datos son los siguientes: en el período de 1980 a 1990 la matrícula descendió de 6,774 alumnos a 5,627, y para 1994 aumentó en 1,070, quedando en 6,697.

En el caso concreto de la Facultad de Psicología, en el período 1980-1994 se encuentra una tendencia general decreciente, y durante esta década (datos de 1990-1994) la matrícula ha oscilado en un rango comprendido entre los 2500-3000 alumnos. Como tendencia en el comportamiento de su matrícula, la Facultad ha bajado el porcentaje representativo en la formación de psicólogos a nivel nacional, ya que en 1973 era del 74%, en 1980 descendió al 21% , en 1985 fue del 12% y en 1987 fue de un 10%.

Esta es una consecuencia buscada con el plan de control de la matrícula universitaria y de descentralización educativas, promovidas por organismos como SEP, ANUIES y la propia UNAM, que ha beneficiado el desarrollo de la carrera en diferentes estados del país (especialmente en Jalisco, Puebla, Nuevo León y Veracruz), así como en las universidades particulares. Sin embargo, en la zona del Valle de México, la Facultad continúa manteniendo su preponderancia en cuanto a la matrícula de la carrera de psicología, no obstante que las otras dos dependencias universitarias donde ésta se imparte actualmente mantienen una proporción cercana a la de Ciudad Universitaria.

Aún cuando a nivel nacional, en cuanto a matrícula estados como Puebla y Jalisco superan a la Facultad de Psicología de la UNAM, en lo relativo a infraestructura física y humana, producción académica, investigación y presupuesto asignado, nuestra Facultad sigue siendo todavía la principal en el país. De todo esto puede concluirse que, a nivel nacional, su liderazgo es más bien académico y no debido al número de alumnos que estudian la carrera en sus aulas.

c) Eficiencia terminal

Existen varias formas de entender la eficiencia terminal de una carrera. Una de ellas la concibe como la finalización de estudios cubriendo el 100% de créditos, aún cuando el alumno no se haya titulado. En otros trabajos se entiende por eficiencia terminal la relación entre ingreso y titulación. No obstante que el criterio es diferente, los datos parecen concordar. (Velázquez Medina y cols. 1989; García Jiménez, 1996, cit. en: Hacia el cambio curricular .Diagnóstico del Currículum actual de la Facultad de Psicología, 1997).

De esta forma, García Jiménez (ob. cit.), analizando la trayectoria de las generaciones 87 a 91, encuentra una eficiencia terminal promedio del 44.63% en el sistema escolarizado y del 0.98% en el sistema abierto. Por otra parte, obtiene un promedio de titulación del 1% y de deserción del 45%, sucediendo que la fase crítica de la deserción se da en los cuatro primeros semestres de la carrera. Por su parte, en el estudio de Velázquez, y cols., 1989, se observó que el mayor índice de no acreditación se ubica en los dos primeros semestres de la carrera.

A su vez, en el trabajo de Velázquez Medina y cols. (1989), donde se analizan las generaciones 80-84, se fija una eficiencia terminal al 100% de los créditos del 42.6%, un índice de titulación del 1.9% y de deserción del 49.9%. A su vez, para las generaciones 81 a 87 se reportan resultados de una eficiencia terminal promedio al 100% de los créditos del 42.6% y un índice de titulación del 16.5% (Hernández y cols., 1989 en: El Psicólogo).

El estudio de Guerrero y cols. (1996, ob. cit.), sostiene que el comportamiento del egreso en la Facultad es fluctuante si se analizan las generaciones 80-93, aunque puede ubicarse en un rango de 400-500 alumnos que concluyen el plan de estudios anualmente. En el mismo período, la titulación muestra una tendencia más constante, fluctuando entre 150-200 alumnos por año.

Los indicadores arrojados por los estudios anteriores pueden interpretarse como una eficiencia terminal baja, aunque similar a la de otras carreras universitarias.

Estos datos indican, por un lado, la necesidad de revisar el tipo de asignaturas que se imparten en los primeros semestres, pues al parecer no corresponden a las expectativas de los alumnos respecto a la profesión, dado que son de tipo básico y poco aplicables, por lo cual muchos estudiantes reprueban o abandonan la carrera.

También es importante considerar que la titulación no está incorporada al plan de estudios de la carrera, ni en lo tocante a las habilidades requeridas para realizar una tesis, ni en lo concerniente al diseño, asesoría y seguimiento de un trabajo de investigación. Esto ha puesto en desventaja al egresado de la carrera en la UNAM en comparación a los alumnos de instituciones como la UAM o algunas universidades privadas, donde los mecanismos de titulación están incorporados al plan de estudios o bien se ofrece una diversidad de hasta 9 opciones de titulación avaladas por la SEP. La recomendación obvia es incorporar la titulación al currículo y a la par diversificar las opciones existentes. Sin embargo, de acuerdo con el trabajo de Hernández, Díaz Barriga y Carlos Guzmán (1989, en: El Psicólogo, p. 95) es importante entender que "la problemática de la titulación no se manifiesta aislada, sino que está estrechamente vinculada a la existencia de un currículum obsoleto, a prácticas educativas inconvenientes, a sistemas de evaluación rígidos e inconexos, así como a la carencia de líneas de investigación sistemáticas en cada una de las áreas de especialización", por lo que dichos aspectos requieren atenderse de forma integral en el nuevo diseño del currículo.

Por otra parte, también se requiere de una serie de acciones de orientación educativa y de prevención del fracaso escolar y la deserción. Esto apenas se ha trabajado en el caso de la carrera de psicología, pero el estudio de García Jiménez (1996) aporta datos sobre el perfil probable del alumno desertor. Aunque los datos sólo describen las variables socioeconómicas y académicas que se presentan con mayor frecuencia, se encuentra que los alumnos que desertan en algún momento provienen en su mayoría de un bachillerato de la UNAM (48%), el cual cursaron en más de tres años (58%) y que carecen de apoyo económico de parte de sus padres (68%), a pesar de que muchos de ellos son alumnos con buen promedio escolar (25%) o que lograron avanzar en la carrera entre un 50 y 80% de créditos cubiertos (22.6%).

Referencias consultadas:

Chomsky, N. y Dieterich, H. (1997). La sociedad global. Educación, mercado y democracia. México: Joaquín Mortiz Editor.

Comisión para el Cambio Curricular. (1997). Hacia el cambio curricular. Diagnóstico del Currículum actual de la Facultad de Psicología. (Documento de síntesis y Anexos en dos volúmenes). México: Facultad de Psicología/UNAM.

Comisión para el Cambio Curricular. (1997). Plan Rector para Orientar el Diseño del Nuevo Curriculum de la Licenciatura. México: Facultad de Psicología/UNAM.

Consejo Técnico de la Facultad de Psicología. (1998). Líneas de acción para el cambio curricular de la Licenciatura en Psicología. Documento aprobado por unanimidad en la sesión extraordinaria del 21de mayo de 1998. México: UNAM.

Consejo Universitario (1988). Marco Institucional de la Docencia. Legislación Universitaria. México: UNAM.

Unidad de Apoyo a Cuerpos Colegiados de la Secretaría General. (1998). Guía para la presentación de proyectos de creación o modificación de planes de estudio de licenciatura. México: UNAM.

Urbina, J. (Comp.). (1989). El psicólogo. Formación, ejercicio profesional y prospectiva. México: UNAM.

Descripción de las fuentes adicionales.

Se consultaron tres volúmenes de la serie "Retos y Propuestas" publicada por la Fundación Mexicana Cambio XXI Luis Donaldo Colosio en 1994.

  1. "Ciudad de México": trabajo colectivo de 36 colaboradores, coordinado por Daniel Díaz Díaz y Manuel Perló Cohen.
  2. "Salud y Seguridad Social": trabajo colectivo de 64 colaboradores, coordinado por Juan Ramón de la Fuente.
  3. "Los Universitarios Frente a los Problemas Nacionales": recopilación de 23 trabajos individuales. En este caso se tomaron los escritos de: David Pantoja Morán sobre Educación Media – Superior; de Jaime Martuchelli sobre Ciencia y Tecnología; de Mariano Bauer sobre Energía y; de Brigido Navarrete sobre Protección Civil.

Se consultó el libro "Transición Mexicana, editado por la Secretaria de Asuntos Estudiantiles de la UNAM en 1996, que es la memoria de un ciclo de mesas redondas efectuado ese año. Las mesas redondas estuvieron abocadas a diversos aspectos del cambio económico político y social que vive nuestro país y en ellas participaron ponentes de muy diversas tendencias.

Se consultó el libro "Hacia un nuevo Balance de la Política Social en la Ciudad de México, coeditado por la UNAM y el DDF, en 1996. Este libro es la integración de trabajos realizados por universitarios especialistas en diversos temas, bajo la coordinación del Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad.


Líneas de Acción para el Cambio Curricular de la Licenciatura
Aprobado por el H. Consejo Técnico el día 21/V/98
Página disponible desde 5/X/98


Informe del Comité de Evaluación y Planeación Institucional
Aprobado por el H. Consejo Técnico el día 2/X/98
Página disponible desde 5/X/98


Siguiente ->
(Recomendaciones)

 

Página Principal
Página Principal
Página Dirección Buzón de Sugerencias
Comentarios