Conviviendo en la comunidad

El presente proyecto tiene como objetivo que los niños puedan identificar y proponer posibles soluciones, en relación con algunas problemáticas de su comunidad escolar. En el transcurso de este proyecto los niños realizan diversas actividades de integración, de participación ciudadana, así como de convivencia en la diversidad social, étnica, cultural y lingüística. Esta propuesta puede adaptarse a las necesidades y problemáticas que enfrente cada centro escolar.

En este proyecto se pretende que los niños desarrollen habilidades de colaboración y convivencia tales como: trabajar en equipo, reconocer las tradiciones y problemáticas de su comunidad; tomar acuerdos y negociar con otros, así como reconocer, respetar y apreciar la diversidad de capacidades en los otros. Además, se promueven habilidades para plantear y llevar a cabo procedimientos para la resolución de problemas, argumentar y razonar al analizar situaciones, proponer soluciones y asumir las consecuencias de sus decisiones. El proyecto también favorece el desarrollo de habilidades de comunicación oral que les permitan expresarse con claridad y fluidez.

Para comenzar…
Al inicio del proyecto es conveniente que los alumnos comprendan el propósito de las actividades, los productos parciales que irán desarrollando, el producto final, así como las características de la audiencia a quien se dirige el proyecto. También es importante que en esta fase se subraye la necesidad de resolver problemas de diversa naturaleza en la comunidad escolar. Además, se sugiere que los niños conozcan los medios mediante los cuales podrán socializar su proyecto, por ejemplo, en una conferencia, en una feria cultural o exponer los hallazgos encontrados frente a su grupo.

En el camino…
Este proyecto está organizado a partir de un esquema denominado “Conociendo y actuando por la comunidad”. Este esquema consiste en una serie de fases que inician con el conocimiento de la comunidad escolar y terminan con la elaboración de un cartel o de una presentación de los hallazgos y de las actividades que se llevaron a cabo para la solución de problemas identificados en su comunidad. En cada etapa se realizan una serie de actividades que permiten a los alumnos ir preparando y fortaleciendo la difusión de la investigación.

Para iniciar es conveniente que los niños conozcan la percepción de la comunidad escolar acerca de la  escuela. Para esto, se pueden utilizar preguntas reflexivas que permitan a los alumnos indagar sobre temáticas que puedan estar generando algún tipo de conflicto. Esta actividad es un excelente momento para promover estilos constructivos de comunicación. En una segunda fase del proyecto, de manera grupal los niños seleccionan alguna problemática y se comprometen a investigar y proponer soluciones. Posteriormente los niños elaboran un diagnóstico (Investigando mi escuela) con la finalidad de conocer la gravedad del problema, los actores involucrados y vislumbrar las diferentes maneras de poder ayudar en su solución. Para esto se realizan actividades de exploración en diversos medios (impresos, electrónicos, personales), así como la elaboración de entrevistas, cuestionarios, formatos de observación, etc. Ésta es una excelente oportunidad para que los alumnos interactúen y convivan con la comunidad escolar.

Después del diagnóstico, los niños comparten sus experiencias con el resto de sus compañeros; discuten sobre la gravedad, los detalles, las implicaciones de la problemática y elaboran una lista de actividades que contribuyan a la solución del problema. De manera grupal se eligen algunas de las actividades y las llevan a cabo, por ejemplo, una campaña de prevención de enfermedades respiratorias, o trípticos informativos acerca de la violencia en la escuela. Después de la implementación, los niños elaboran una presentación que dé cuenta del proceso, de los resultados obtenidos, una valoración sobre el impacto que consideran tuvo la actividad, y por último, una reflexión sobre las áreas que se puedan mejorar. Antes de su difusión a toda la comunidad, los niños muestran sus productos al resto del grupo con la finalidad de recibir retroalimentación de sus compañeros en relación con el contenido, la coherencia, el uso adecuado del lenguaje y el diseño. Esta revisión permitirá a los niños crear una versión refinada del cartel o presentación para su exposición posterior.

Para cerrar…
Finalmente, en la fase de “Reunión de integración” los niños dan a conocer las actividades que realizaron, así como los resultados más significativos. La presentación se puede realizar en diferentes modalidades como un cartel o una presentación apoyada en programas como Power Point. Para la presentación de los trabajos se puede organizar un evento público al cual asistan compañeros, docentes, padres de familia y otros miembros de la comunidad. La finalidad es que los niños expongan sus investigaciones, socialicen sus propuestas, reciban retroalimentación y convivan con el resto de la comunidad escolar.