AJ se ha implementado en diversos escenarios. Dentro de la escuela, el programa se puede desarrollar en el aula de medios, en el salón de clases, en la biblioteca escolar, en el aula de usos múltiples o bien alternando estos espacios, ya sea como parte de las clases regulares o como un taller posterior a las clases. Ademas, AJ pude aplicarse como curso de verano, y en espacios no escolares; por ejemplo, centros comunitarios, museos y bibliotecas públicas.
BIBLIOTECA

Con respecto a la distribución de espacios, sugerimos que éstos se organicen en mesas modulares, en donde los alumnos tengan la oportunidad de interactuar cara-cara y así propiciar mayor comunicación e interacción cuando se trabaja en equipo. Si no se cuenta con un equipo modular, se puede adaptar el espacio. Por ejemplo, los pupitres o muebles pueden acomodarse de tal forma que se organicen pequeños círculos.
En cuanto a la disposición de recursos, buscamos que los alumnos estén inmersos en la cultura escrita. De esta forma, sugerimos que en el lugar donde se implemente AJ se tenga acceso a una amplia gama de portadores de texto, incluyendo enciclopedias, libros temáticos, obras literarias, periódicos, revistas de divulgación científica, revistas deportivas y de espectáculos, entre otros. Es recomendable que estos portadores se organicen en un espacio particular, por ejemplo, en una pequeña biblioteca o en un rincón de lectura
Por otro lado, recomendamos incluir una variedad de juegos de mesa que fomenten la convivencia y colaboración entre los alumnos. Estos juegos pueden organizarse en una ludoteca, área de juegos o como parte de la biblioteca.
Además de portadores impresos, sugerimos aprovechar las computadoras como una herramienta tecnológica que puede generar ambientes de aprendizaje motivantes. Asimismo, ofrece la posibilidad de integrar el lenguaje oral, escrito, audiovisual, gráfico y numérico.
Consideramos que las computadoras no tienen valor por sí mismas, sino que lo adquieren en el uso que se haga de ellas. Es decir, para que los usuarios nos beneficiemos de las oportunidades que brinda este artefacto tecnológico es indispensable que lo utilicemos con un fin significativo. Por ejemplo, en algunos de los proyectos de AJ la computadora se utiliza para elaborar un periódico, escribir un cuento o buscar información en Internet para desarrollar una investigación. Los alumnos emplean,
DistEsp
además de la paquetería básica, diversos juegos y programas educativos.

Recomendamos que AJ pueda implementarse, de ser posible, en el aula de medios, siguiendo un arreglo modular en donde los alumnos puedan trabajar colaborativamente alrededor de una computadora y no sólo de manera individual. Este arreglo favorece en los niños habilidades para comunicarse efectivamente de forma oral, para reflexionar en relación con su proceso de escritura , para buscar, sintetizar y organizar información, así como para resolver problemas y tomar decisiones de manera conjunta.
Los arreglos espaciales y recursos descritos pueden fortalecer el desarrollo de Habilidades para la escuela y la vida en los niños. Además, facilitan el uso de diversas estrategias didácticas innovadoras por parte de los docentes.