En AJ buscamos que los niños se apropien de la cultura escrita en su sentido más amplio, es decir, que empleen el lenguaje escrito para desarrollar diversas actividades, con significado social y comunicativo, en una variedad de contextos culturales. Esto brinda la posibilidad a los alumnos de aprender, asumir y dirigir su propio aprendizaje a lo largo de la vida.

En el programa se promueven habilidades de comprensión y producción de diversos tipos de texto. En cuanto a la comprensión se pretende que los niños aprendan a parafrasear y sintetizar la información, realizar inferencias, derivar conclusiones y diferenciar entre hechos y opiniones, así como a asumir una postura crítica sobre lo que leen y aprenden. En relación con la escritura, se desarrollan habilidades como la planeación de textos, el manejo de recursos discursivos para expresar ideas con claridad y coherencia, así como la evaluación y corrección de los escritos. Además, se desarrollan estrategias para adaptar la expresión escrita a diversos propósitos, audiencias, géneros discursivos y contextos comunicativos.

En AJ se favorece de manera particular la escritura colaborativa. Al escribir en equipo los alumnos encuentran mayor motivación en el proceso de redacción ya que pueden compartir ideas y elaborar nuevas alternativas a partir de las ideas propuestas por los otros. De esta forma, tienen la posibilidad de construir entre todos un texto más sofisticado que el que un solo integrante del equipo hubiera podido crear.